Cubiertas Diansa

By

Chapa Colaborante

¡Hola a todos! Hoy en Cubiertas Diansa, especialistas en reparación y construcción de cubiertas y fachadas industriales, queremos hablaros sobre uno de los diferentes tipos de chapa que se puede utilizar para este tipo de construcción, la chapa colaborante.

La chapa colaborante es una chapa sobre la que se vierte hormigón, creando un compuesto que resiste tanto las compresiones como las tracciones a flexión. Se empieza a usar en Estados Unidos a mediados del siglo XX y se solían utilizar placas nervadas, grecadas u onduladas que sirven como encofrado fijo y perdido para soportar el hormigón vertido. Estas placas ayudarán a soportar la armadura a momentos positivos, o armadura a tracción del forjado acabado.

Por eso, a este tipo de forjados se les denomina colaborante, ya que hacen trabajar a la vez al hormigón y a la chapa nervada de soporte.

chapa colaborante

 

Función de la Chapa Colaborante

Necesita sostenerse sobre correas o vigas o bien sobre muros de carga ya que los cantos de la losa terminada oscilan entre los 100 y los 150 mm en la mayoría de las ocasiones, pudiendo llegar a un espesor mayor en casos especiales y el de la chapa colaborante oscilará entre 1,2 y 2mm. Y la capa de compresión, es decir el espesor del hormigón que se vierte en el forjado de chapa colaborante, entre 3 y 5 cm.

La chapa colaborante es ideal para edificios tales como construcciones moduladas de escuelas, edificios de oficinas, o de construcción repetitiva, aunque también pueden usarse en obras civiles de pasos peatonales, pequeños puentes, cubriciones de depósitos o canales.

Para realizarlo, será necesario crear antes el sistema de pórticos sobre el que se apoye la chapa. Una vez realizados los pórticos, que generalmente suelen ser de perfiles de acero, se procede a apoyar la chapa,  que actuará como encofrado perdido, lo que supone un ahorro de costes y de tiempo en la ejecución.

chapa colaborante

Las principales ventajas de los forjados son la versatibilidad ya que se acomoda a muchos casos prácticos y multitud de soluciones en planta. También la relación de resistencia/peso, porque consigue mayores resistencias con un menor peso propio, reduciendo el peso global de la estructura. Rapidez de instalación y un coste reducido. Además es de fácil construcción y limpieza y no contamina.

Hasta aquí nuestro post sobre la chapa colaborante, esperamos que os haya parecido interesante. Si crees que esta es la solución que necesitas para tu negocio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Hasta pronto!

 

Comparte en las redes sociales
  • Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *