Cubiertas Diansa

By

Forjado de chapa colaborante: ¿merece la pena?

Como ya sabréis, en Cubiertas Diansa somos especialistas en cubiertas y fachadas y, entre nuestros servicios ofertados, se encuentra la instalación de chapa colaborante para forjados. Bien es cierto que tenemos explicado brevemente qué son este tipo de chapas, pero hoy vamos a hablar de ellas y de todo lo que debes saber.

La chapa colaborante tiene sus años

Y es que nuestros vecinos del otro lado del charco comenzaron a utilizar este tipo de forjados en la década de los 50 del siglo pasado en la construcción de sus rascacielos. No fue hasta finales de la década de los 60 que comenzó a utilizarse en Europa. Pero empecemos por el principio:

¿Qué es un forjado de chapa colaborante?

Se trata de un forjado mixto, compuesto por una chapa grecada de acero y una capa de compresora de hormigón, donde la chapa tiene una función de armadura en positivo colaborando con el hormigón absorbiendo los esfuerzos de contracción debido a los cambios de temperatura.

Son perfectas para soportar cargas tanto móviles como estáticas, aunque hay que tener siempre en cuenta las normativas vigentes sobre acciones en la edificiación cuando se quieran instalar este tipo de forjados. Se utilizan, sobre todo, en combinación con estructuras metálicas, aunque se pueden emplear sobre estructuras de hormigón o madera siempre que se cumplan las condiciones de solape y fijación correspondientes.

forjado de chapa colaborante

 

Ventajas e inconvenientes

  • Menor coste: al utilizar menos hormigón que otro tipo de forjados, ahorramos tanto en montaje como en almacenamiento, así como en transporte y mano de obra. También nos evitamos el apuntalamiento, lo que nos lleva a la siente ventaja.
  • Rapidez y velocidad de instalación.
  • El acero, al ser inerte, no contamina a otros materiales que se vayan a utilizar.
  • Su relación resistencia/peso es mayor que en otros forjados, lo que nos permite reducir el peso global de la estructura en la que se vaya a instalar
  • Como inconveniente está el hecho de que, según el uso que se le de al edificio y las normativas existentes de resistencia a los incendios, es posible que quede al descubierto. O, para evitar esto, hay que aplicar una capa de protección contra el fuego.

 

chapa colaborante

 

Esperamos que este post os haya despejado alguna duda existente sobre este tipo de chapa y, como siempre, si necesitáis algún tipo de información podéis poneros en contacto con nosotros. Desde luego, a nosotros nos parece una solución eficaz y eficiente para cualquier tipo de situación.

Comparte en las redes sociales
  • Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *