Cubiertas Diansa

By

Forjado de Chapa Colaborante

Hoy en Cubiertas Diansa os presentamos un sistema de forjado que resulta más resistente y ligero que los utilizados habitualmente en el caso de los forjados y que tiene ventajas significativas en términos de aguante y resistencia a la fatiga. El forjado de chapa colaborante es, en todos los sentidos, un material que aprovecha las ventajas del acero y las del hormigón armado para generar una sinergia que se puede aprovechar gratamente en la construcción.

Forjado de Chapa Colaborante

Un forjado de chapa colaborante consiste en un perfil de chapa de acero preparado y una capa más gruesa de hormigón. Estas dos capas se refuerzan mutuamente, soportando las tensiones de tracción la capa de acero y las tensiones de decompresión la capa superior de hormigón, resistiendo de la mejor manera posible ambos materiales. Habitualmente se complementa con una malla de acero en la capa de hormigón para que frague bien y no se fisure internamente durante su formación.Forjado de chapa colaborante

Como se puede ver en la figura, el forjado de chapa colaborante es unidireccional, ya que los nervios de la fragua se dispone hacia una única dirección, debiéndose situar en un apoyo perpendicular. Este hecho se añade a la posibilidad de construir un forjado sin apuntalamiento, hecho que le ha permitido ser uno de los materiales más versátiles a la hora de construir cubiertas.

Las principales ventajas de los forjados de chapa colaborantes son las siguientes:

  • Buena relación de Resistencia/Peso: Esta relación permite reducir el peso general de la estructura gracias a la mayor resistencia que aporta por un menor peso. Los cantos de losa empiezan a partir de 12 cm.
  • Bajos costes: Se reducen los costes de mano de obra, al no ser necesario apuntalar, como los materiales, ya que no utiliza tanto hormigón como el resto de materiales que si lo requieren.
  • Versatilidad: El forjado de chapa colaborante se adapta idóneamente a multitud de soluciones y a una cantidad ingente de casos prácticos.
  • Rapidez de instalación: Al evitar el apuntalamiento, se puede hormigonar más de una planta a la vez, reduciendo el tiempo necesario para construir una estructura.

Este material, creado en los años 50 fue clave para la expansión urbana en plantas, especialmente en los rascacielos. Aún hoy es la solución más utilizada si se busca hacer edificios con varias plantas a la vez.

Para cualquier duda o consulta que queráis realizarnos, no dudéis en contactar con nosotros.

Comparte en las redes sociales
  • Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *