Cubiertas Diansa

By

Evitar el calor con una cubierta vegetal.

¡Hola a todos, bienvenidos una vez mas al blog de Cubiertas Diansa! Como ya estamos en pleno verano y el calor a invadido nuestras vidas, qué mejor momento para hablar del aislamiento térmico y, más concretamente, del que se consigue con una cubierta vegetal.

En post anteriores hemos hablado de las cubiertas y las fachadas vegetales y sus múltiples beneficios porque consideramos que cada vez es más importante el cuidado y la sostenibilidad del medio ambiente. Si la naturaleza nos ayuda a mejorar y poder sacar todo el rendimiento de nuestras construcciones de forma ecológica y respetuosa con el medio ambiente, ¿por qué no aprovecharlo?.

 

cubierta-vegetal

 

Efectos de una cubierta vegetal.

Cuando hablamos de aislamiento térmico, nos referimos a la capacidad que tiene una construcción de evitar el flujo de la temperatura por sus materiales, principalmente el calor, evitando que éste tanto entre como salga del espacio delimitado por estos materiales, reteniendo así el calor de la calefacción o el frío del aire acondicionado en el interior. De este modo, un buen aislamiento en un edificio puede proporcionar la gran ventaja de reducir el desperdicio de energía hasta un 30%. Una cifra que trae a la vez consigo, por un lado, un importante ahorro económico, y, por otro, una reducción de las emisiones de CO2, tan perjudiciales para el medio ambiente.

 

cubierta-vegetalLas cubiertas vegetales se utilizan y se utilizaban desde hace mucho tiempo en los países escandinavos como aislamiento térmico, ya que controlan la humedad y regulan la temperatura. Su efecto es igual de beneficioso tanto para el frío como para el calor, se utiliza mucho en países fríos como Islandia o Canadá ya que la vegetación de la cubierta acumula calor en invierno mientras que en países cálidos como Tanzania, mantienen fresco el interior a pesar de la radiación solar exterior.

 

Estas construcciones ecológicas se están  extendiendo  por toda Europa y Estados Unidos, donde muchos países regulan e, incluso, bonifican la instalación de techos verdes, con ejemplos muy interesantes como es el de la ciudad de Copenhague donde ya es obligatorio la inclusión de algún tipo de vegetación en la construcción de nuevas azoteas. O Alemania donde se pusieron de «moda» en los años 60.

 

cubierta-vegetal

Si nos centramos en el calor comprobamos que las cubiertas vegetales ayudan en la reducción del efecto isla de calor que se produce en las ciudades, donde este efecto puede suponer hasta un aumento en 10 grados de la temperatura respecto de la periferia urbana. Un uso racional de esta tecnología reduce el efecto de isla de calor, causado por la alta densidad de edificios construidos, el tráfico o el uso de los aparatos de aire acondicionado, sin olvidar aquellas urbes donde la temperatura ya es elevada de por si debido a su localización geográfica.

 

cubierta-vegetal

 

 

 

Comparte en las redes sociales
  • Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *